Cálculo del «Daño Emergente» y “Lucro Cesante» derivado de un siniestro

En este caso nuestro cliente es una mercantil que sufrió una inundación en su local  provocada por una fuga de agua debida a una avería en las conducciones de agua de la compañía suministradora.

Este siniestro, además de ocasionar daños en la estructura del local, dejó inoperante la maquinaria para la prestación de servicios a clientes: dicho suceso ocasionó que el local donde la mercantil desarrollaba su actividad profesional quedara con un deterioro de tal magnitud, tanto en el continente o estructura del inmueble, como en el contenido (activos), que imposibilitaba el ejercicio de actividad alguna. El siniestro comportó el cierre del local y, por tanto, la interrupción de la actividad profesional por un período total de cinco meses: tres meses invertidos en la rehabilitación del local y otros dos meses hasta disponer de la totalidad de utensilios y/o maquinaria necesaria para llevar a cabo su actividad profesional de forma correcta y completa.

Nuestro encargo consistió en cuantificar el perjuicio por el daño emergente ocasionado fruto de esta inundación y el lucro cesante (beneficio dejado de obtener) por la pérdida de clientela recurrente que esta mercantil estaba teniendo y que por un período significativo de tiempo no pudo prestar sus servicios.

  • Juzgado de lo Mercantil, Barcelona
Contacte con nosotros